I confess I have suffered

>


I had been suffering from back pain for a while, but this didn’t prevent me from continuing with my regular activities. A bad day when playing football, I was sure I had suffered from a herniated disc. I rested in bed, but it was getting worse and I eventually was advised to undergo surgery. So I did. I was extracted a large extruded disc. It all went well… for about 5 years. Then everything went from bad to worse with prolonged periods of taking for sick leaves, immobilized in bed. It has been about 20 years since then.

Body movement was very limited by pain and stiffness. Getting in and out of the car, sitting down, turning around or putting my socks on each morning was difficult and painful.
And so on for several years, taking sick leaves one or two months a year, confined to bed. The scanner showed postoperative changes, fibrosis and degenerative changes. The neurosurgeon took for granted that my column would be unstable and spoke of “installing some metals” …
It was then when I discovered that my enemy was the rest and that movement would get me out of that situation. It was clear that any attempt to do something would activate pain on the spine. I thought there was a “pinched” nerve root, contractured muscles, arthritis, fibrosis … enough conditions to justify the pain. I still had Descartes in mind and assumed that pain arose from where I was feeling it, from the spine.

Through simple movements in various positions and getting rid of fear, convincing myself that nothing bad would happen, each day I started regaining more and more mobility in the joints. At the same time, I gathered information about pain, depression, anxiety, neurophysiology… One question led me to another. Necrosis, apoptosis, inflammation, tissue repair, evolution, perception, efferent copy, reward systems, hypervigilance, mirror neurons, pain memory, nociception, culture.

I inadvertently changed my whole mindset. I stopped being Cartesian. I discovered that pain wasn’t coming from the spine, but from my brain. Each movement was evaluated and programmed by the brain. I would only express my desire to get up and my brain would do the rest. If my desire to turn, bend or stand up was rated as threatening, a defensive-deterrent program was activated. If the brain didn’t see it as a threat, it could achieve the purpose with a suitable, articulated program without hesitation.

At first I needed some kind of ritual. I would sit on a kitchen chair in hyperlordosis and stretch my head toward the ceiling as if it would make some nerve unpinch. Within seconds I felt the lower back had relaxed. Other times it was not enough and I had to lie down and make a series of moves to free the lumbar joints, hips … Occasionally limitations of the past reappeared to a lesser degree: cramps, lashes, stiffness… I had to take extreme care to avoid flexing the spine when lifting weights, sitting straight forcing the lumbar curvature (lordosis) … Some days were better, others worse, but I never took a sick leave again. Over the years everything has dissolved. I feel the way I want to feel, I lift weights without thinking about how I should be doing it, I have forgotten the “good postures” and I make a normal life with no restrictions.
Ten years ago I began to shape all these changes in my beliefs and knowledge and then it was time for action with those who suffered from migraine. Until then I used to tell them what I had been taught to tell (genes and triggers), prescribed what I had been taught to prescribe (antidepressants, beta blockers …). When the triptans and anticonvulsants came by I was already a convicted infidel. I had replaced drugs with by talks, therapy with education. Then fibromyalgia and chronic fatigue syndrome (myalgic encephalitis) came by. I read an article by Simon Wessely on cognitive therapy and found the transcendence of information, beliefs and expectations and the angry reactions of the sufferer communities.

Later came the theory of information, signals, noise, processing, Bayes, neuronal networks.
Just a bit before publishing my first book, Jaqueca, análisis neurobiológico de un dolor irracional in 2004 (Headache, a neurobiological analysis of an irrational pain) I read an article by a man named Lorimer Moseley and, later, when I was into neurobiopedagogy, I read his book  Explain Pain. Moseley’s book freed me from feeling the burden of a preacher in the desert alone, and recently, the appearance of the SEFID (Spanish Society of Physiotherapy and Pain) made me feel a member of a group of therapists (including my daughter and my son-in-law) with lots of shared convictions, absolutely passionate about the biology of pain, tissues and neurons.
I had a really bad time during the “spine years”. There was no horizon. Only pain, numbness, fear, despair, inability … The “brain years” have released me from that hell.
And here I am now, trying to show new beliefs to sufferers, with varying luck.

– I’m not convinced … You say that pain does not exist … that’s in my mind … it hurts because I think it’ll hurt … that it’s psychological … but I have been detected several herniated discs, arthritis, osteoporosis, grips by Resonances, my physiotherapist told me that I have many contractions, stress… I go to a back training school …

From what is brought up, it’s believed and from what is believed, it’s created. At least that’s the way it is for lots of spine pain cases.
Advertisements

12 thoughts on “I confess I have suffered

  1. >Manuel: espero que su experiencia como predicador le ayude a difundir estas propuestas liberadoras de la Neurobiología del dolor. Me alegra saber que en Ecuador hay un lector del libro.Suerte

  2. >Dr. Arturo Goicoechea,Ms alegro de poder contactar con Vd.por mor del libro-método "Migrañas".Soy Manuel Fernández. El año pasado, estando en La Coruña, di con su libro. Desde hace un año, me he propuesto ponerlo en práctica y ha resultado: he controlado mis migrañas sin medicinas y sin huir de la luz y el ruído. Llevaba con el bendito rollo de las migrañas mensuales desde el 1995 en Los Angeles, USA.Ahora, me encuentro trabajando,de cura y profesor, en Quito-Ecuador y sigo voyante (auqnue a veces me cuesta hablar con mi amigo cerebrito y convencerle). He hecho un resumen del Libro y hago publicidad, incluso (ultimamente)a mi Obispo.Me gustaría recibir su respuesta al respecto.Deseándole éxitos profesionales y personales, Manuel, Quito

  3. >Carlos: suscribo con entusiasmo todo lo que dices y te invito a exponer tu idea desde tu óptica en una entrada que publicaré con gusto.Respecto a la etiqueta de neurólogo, me refería a desvincularme más claramente de los modos oficiales de afrontar el tema del dolor pero, en honor a la verdad, ya no podré seguir diciendo que soy el Jefe de la Sección de Neurología. Tendré que añadir un EX a lo de Jefe…Saludos

  4. >iMAM: los ejercicios eran de contenido perceptivo, de imaginar una zona articulada y conseguir la autorización cerebral porque nada nocivo iba a suceder. Al principio había miedo a equivocarme y aumentar el daño con el ejercicio como quien tiene miedo a meterse al agua para aprender a nadar pero poco a poco veía que el ejercicio me eliminaba el dolor en unos segundos. En mi opinión no fué un trabajo sobre condiciones mecánicas sino sobre la representación cerebral de mis acciones sobre el esquema corporal, interocepción.Realmente no había trabajo muscular sino ejercicio mental de quitar miedo al movimiento. A la vez iba haciendo un trabajo teórico sobre estado de los tejidos en relación a su historia (la hernia discal del pasado). Aprendí a confiar en los procesos de reparación tisular y ví que una columna en alerta sufre estrés mecánico injustificado.Saludos

  5. >Hola Dr. Lo fundamental, después de tres meses de leerte cada día, no me parecen los conceptos más técnicos del modelo sino la idea sencilla que ese dolor es un montaje, una película, una pesadilla. Y que por lo tanto hay una posible denuncia del montaje, un desmantelamiento, una solución. Esto le da sentido ¡a tantos absurdos sobre el dolor planteados durante años! Y le da sentido al enigmático placebo y le da sentido a tantas terapias que funcionan como placebo… En el fondo este dolor proyectado sólo es un efecto más de la imaginación humana, no que imagina tener dolor, sino que imagina estar en peligro , una especie de subproducto colateral de la misma capacidad que nos llevó hace más de un millón de años a anticipar el uso de la herramienta que necesitaré mañana y fabricarla, de la estrategia de la caza que nuestro grupo habrá de desplegar, del goce sexual que ahora no tengo, de la muerte que me ha de venir, de un más allá de la muerte de mis personas queridas en rituales funerarios… El dolor sin daño sería, evolutivamente, un coste derivado del beneficio del mecanismo del dolor con daño (común a muchos animales) y de la imaginación anticipadora típica del cerebro humano. (Entiendo que la anticipación cerebral es no sólo consciente y que reservamos el término imaginación propiamente para la construcción consciente, sea anticipando o delirando).La narración de tu caso es algo más que un testimonio magnífico, es la observación princeps de donde arranca el modelo sobre dolor sin daño y la convicción del poder de la reprogramación. Es como si el sapiens que ha pintado un demonio en la pared retrocediera espantado ante su propia creación: la imaginación ha objetivado un enemigo de más, inexistente. Pero entonces se necesita también toda la potencia de la imaginación consciente para contener sus excesos: para anticipar que uno moverá la columna bien, o que uno andará sin dolor en la cabeza, que el demonio es falso… Aprovecho: hay una cosa en la que no estoy nada de acuerdo: eso de seguir después de jubilarse "sin la etiqueta de neurólogo". Esa etiqueta te protege y nos protege a todos. Y más la de "jefe de neurología del hospital x". Ese paraguas da seriedad a tu blog, hace detenerse a los peregrinos de la red en busca de remedio, y te distingue de un hechicero al uso. Ya sé, también los contenidos científicos… Pero me pregunto, parroquianos del blog, si somos honestos, y el primer texto que leimos viniera firmado por el papa del Palmar de Troya, por decir algo, con los mismos razonamientos impecables… ¿nos hubiéramos quedado? El principio de autoridad (aquí profesional) es algo con lo que contar cuando se trata de trabajar con convicciones y anticipar resultados fiables…Gracias por el testimonio y saludos a todos

  6. >Buenos días, Arturo.Me gustaría saber, desde tu punto de vista, si el proceso que narras de la rutina de ejercicios lo consideras un proceso terapeútico físico o simplemente una proceso cognitivo (o terapeútico cerebral). Me explico mejor: ¿los ejercicios actuaron sobre la zona lumbar, donde teóricamente hubo/había un daño, o por el contrario actuaron sobre la manera en que tu cerebro gestionaba las percepciones que recibía?¿O podemos decir que fue la suma de ejercicios (actuando sobre la columna lumbar) + proceso de aprendizaje sobre neurobiología del dolor, lo que te llevó a solucionar tu problema?Gracias por la respuesta y un saludo.

  7. >Iñaki: todos aprendemos de los relatos ajenos si les prestamos la escucha. Yo aprendí mucho de la escucha de los relatos de los padecientes. Gracias a ellos me vi forzado a cambiar mis convicciones para contestar a todas las preguntas que se iban formando y a todas las incoherencias que iban apareciendo en la doctrina oficial.Saludos

  8. >Ani: esto de educar el cerebro es como apagar un incendio: a veces quedan brasas y hay que seguir atento una temporada para acabar con todas ellas. Después hay que cuidar el bosque para que no vuelva a incendiarse.Me alegra que te vaya un 70% mejor…. ¡A por el 30% restante!Saludos

  9. >En ocasiones no hay mejor y más esclarecedor ejemplo que la propia experiencia. Este testimonio no hace sino sustanciar aún más si cabe los argumentos que sostiene sobre biología del dolor y anima a aquellos que no ven resueltos con la anhelada celeridad sus desatinos cerebrales. Muchísimas gracias una vez más por compartir no sólo el saber sino su propia experiencia.

  10. >Gracias a Dios,Dr., que no se jubila de nosotros, sus fieles seguidores.Eternamente agradecida por lo que sus creencias estan haciendo en mi.Todavia tengo ciertos dolores de la fm, algunos un poco fuertes, me cuesta llamarla enfermedad, pero sigo convenciendo a mi cerebro que estoy razonablemente sana.Obligo a mi cuerpo a hacer caminatas cada vez mas largas e intensas, mi cerebro asustado tiembla cuando me ve ponerme la ropa de deporte, reclama, se retuerze, no quiere que haga el ejercicio, pero al rato cede y puedo hacerlo cada vez mas tranquila. Me esta ayudando tambien, un sicologo, a racionalizar ciertos miedos adquiridos, me manda un libro y en la consulta semanal lo tratamos.Deseo seguir mejorando, pero, me falta paciencia. Pero…a como estaba al inicio, he mejorado un 70%.Gracias, nuevamente por su invalorable ayuda…

  11. >Jose Luis: me jubilo de la Institución pero no de lo que ha dado sentido a mi vida, eñ interés por la Biología, el organismo, la red de neuronas… Seguiré al pie del cañón, más libre, sin la etiqueta de "neurólogo".Gracias por sus comentarios.

  12. >Y dice usted que se va a jubilar enseguida? en estos tiempos de debate sobre la edad de jubilicion creo que a usted se le deberia obligar a trabajar hasta los 80 por lo menos, seria un delito privar a los padecientes de un excelente profesional como usted, imaginese su sustituto recetando de nuevo un arsenal de pastillasUn saludo de Jose Luis "el del mareo"

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s